×

Riera: “Si no reconstruimos la confianza en el sector, es probable que no logremos construir el futuro de la carne paraguaya”

Riera: “Si no reconstruimos la confianza en el sector, es probable que no logremos construir el futuro de la carne paraguaya”

El candidato a presidente a la Asociación Rural del Paraguay (ARP), Manuel Riera, aseguró, entrevistado por El Agro, que cree en la “teoría de los ciclos” y es “muy optimista con el negocio ganadero en 2020”. Consideró que “el mundo quiere comer carne y Paraguay tiene productos de muy buena calidad”. Sin embargo, remarcó la necesidad de “trabajar en conjunto, ganaderos e industrias, bajo una plataforma que permita valorizar la carne y tener un claro conocimiento de qué pretenden los mercados en el mundo para saber qué deben producir los ganaderos en sus campos”.

– ¿Qué perspectivas tiene con respecto al negocio ganadero en 2020?

– Creo en la teoría de los ciclos. Es decir, hay periodos de años buenos, más o menos buenos, y malos. Después se empieza de nuevo. Pasamos un año muy malo pero soy una persona optimista. Hoy el mundo quiere comer y necesita proteína roja. Nosotros tenemos carne y muy buena. No hay que olvidar que contamos con un clima privilegiado, tenemos sol como nadie, campos, una ganadería alimentada a pasto, que da valor y deberíamos desarrollar ese concepto de carne natural; y seguir abriendo mercados. En cuanto al último punto, confío en la teoría de los nichos pero la vaca tiene más que carne premium, entonces no podemos limitarnos con mercados de calidad, hay que abrir todos. No nos podemos privar de nada, más que somos un país que trabaja muy bien en salud animal, que está a la vanguardia en la genética, en producción de carne de calidad, que aumenta la eficiencia e incrementa los niveles de marcación, sólo falta definir el tipo de producto que queremos de acuerdo a lo que exigen los compradores.

– ¿Con abrir más mercados basta para mejorar el precio que recibe el productor por su ganado o hay que dar un paso más?

– Los países exitosos en materia de exportación de carne señalan los caminos, y se debe crear un Instituto que se ocupe de la promoción del producto. Se necesita formar el Instituto Paraguayo de la Carne o algo equivalente donde participen las industrias y los productores y se dediquen a delinear estrategias de promoción. Obviamente que con una alianza pública y privada para tener el relacionamiento político en el exterior y la certificación sanitaria en el país. Queda claro que nadie compra carne porque se diga que la carne de Paraguay es buena, se debe vender el producto, porque si no nos vamos a quedar atrás de varios.

– ¿Qué está haciendo falta para consolidar el vínculo entre los dos sectores?

– Creemos que tenemos que reconstruir la confianza entre la industria y la producción, es decir, entre la Asociación Rural del Paraguay (ARP) y la Cámara Paraguaya de la Carne (CPC). Si no reconstruimos la confianza, no nos sentamos desapasionadamente y sin afán de demostrar quién puede más, es probable que no logremos construir el futuro de la carne paraguaya como una marca registrada en el mundo. Mi intención es construir confianza, formar una mesa con la Cámara y decir: ‘Señores, esta es la agenda que proponemos, ustedes qué agregarían’. Pero en esa agenda debería estar el Instituto, la trazabilidad, la tipificación, el control de las faenas, qué tipo de producto necesitamos producir y cómo soportamos esos costos. Más allá de todo eso vuelvo repetir, primero de todo, si no construimos confianza estamos perdiendo el tiempo.

– Si se construye la confianza y se crea el Instituto de la Carne, ¿éste tiene que ser quien se encargue de negociar y promocionar la carne en los mercados del mundo? Además, ¿debe hacer otro trabajo que también mire para adentro del país?

– El Instituto necesita concentrar la información de los productores y la industria, para después procesar esos datos y tener una guía clara para definir una estrategia de promoción de la carne. Si tenemos una plataforma con recursos humanos de calidad, infraestructura y los recursos financieros adecuados para obtener información internacional del tipo de demanda y nacional sobre qué produce el país, podemos encontrar muchas coincidencias en beneficio del sector. El problema es que en este momento no tenemos información. Entonces, como decía Vargas Llosa: “Estamos viviendo en un mundo con mayor información y menor conocimiento”. Es claro que los datos no sirven de nada si no se procesan, entonces necesitamos esa plataforma con gente capacitada para tener la información más eficiente para potenciar la carne en el mundo.

– Teniendo en cuenta lo que menciona, considera que el productor recibe un precio justo por el ganado, dado que está haciendo falta generar mayores oportunidades en el mercado mundial para valorizar la cadena…

– Es obvio que el productor necesita mejor precio. Haciendo la fórmula que hizo Manuel Ferreira, diciendo: “El nivel de endeudamiento del sector dividido la cantidad de cabezas de faena nos exige a los productores un precio de US$ 3 kilo al gancho o más”. Pero acá hay algo más importante, el problema son las incógnitas que tiene el productor: la primera, ¿funciona el mercado en un país que hay 7 compradores y 150.000 proveedores del mismo producto? Y la segunda, ¿por qué el precio internacional de exportación de la carne está en US$ 4.600 por tonelada en promedio y nosotros recibimos un precio de US$ 2,80? Históricamente cuando la carne se mantuvo arriba de los US$ 4.000 la tonelada el precio de la hacienda se ubicó arriba de los US$ 3, se abrió la brecha. ¿Cuál es la respuesta? No encontramos la explicación, creemos que el mercado no funciona o que hay prácticas abusivas por parte de la industria. Por eso necesitamos estar juntos y que nos expliquen por qué el precio del productor cae mientras sube el de exportación, además para el consumidor local se mantiene o también sube. Son demasiadas preguntas que nos exige estar juntos y hablar para saber qué se está haciendo mal o dónde está la explicación. Necesitamos esas respuestas, porque si no las tenemos no habremos de construir confianza nunca.

– Yendo a lo político, ¿cómo llega Manuel Riera a la elección presidencial de la ARP?

– Estamos bien, trabajamos mucho para eso. Hemos hablado con la gente, creemos que el secreto está en convencer a la gente con nuestras ideas. Hemos convencido a muchos, más allá que el electorado de la ARP no es fácil, porque no se deja guiar sencillamente por los sentimientos, sino que se deben plantear ideas para un futuro diferente y llenar sus expectativas. También es muy importante ganar la mayor cantidad de adeptos dentro de las regionales, debido al sistema electoral que plantea la ARP. Repito, creemos que convencimos a mucha gente, que tenemos los votos de la mayoría y que vamos a ganar en abril con un formidable equipo.

Fuente: El Agro.