29/11/2017

Las lluvias traen alivio a la ganadería chaqueña

Desde la tarde del lunes se registran importantes volúmenes de lluvias en Alto Paraguay, lo que alegra sobremanera al sector ganadero. Sin embargo, las precipitaciones son bien diferenciadas en cada zona. Meteorología anuncia lluvias de gran intensidad entre esta noche y toda la mañana del jueves.

El promedio de lluvia registrada fue de 50 mm, aunque en algunos sectores localizados en zonas del exobraje San Carlos las precipitaciones superaron los 100 mm. La Dirección de Meteorología anuncia mas lluvias para el transcurso de la semana. Se pronostican precipitaciones que podrían superar los 80 mm y serían desde esta noche.

El sector de la ganadería sin duda es la mas beneficiada con la llegada de estas lluvias, atendiendo que sirve no solo para regar los campos pastoriles donde se alimentan los animales vacunos, sino también para acumular aguas en los casi ya secos tajamares. Las precipitaciones pluviales también ayudan a juntar agua en reservorios de las comunidades asentadas hacia el interior del Chaco y donde camiones cisternas comenzaban a acarrear aguas desde el río o algún tajamar cercano.

A diferencia de otras temporadas, la sequía casi ni se sintió este año en el Alto Chaco, atendiendo que si bien no se producían grandes lluvias, sin embargo, constantemente se registraban pequeños aguaceros que ayudaban sobre todo para los campos ganaderos.

Caminos

Como esta región sigue siendo el único departamento donde no existe un solo centímetro de asfalto, naturalmente se torna difícil transitar en días de lluvias por los caminos de tierra. Tal es el caso de la unidad de transporte público que partió en la mañana del lunes de Olimpo con destino a la capital del país. La lluvia impidió que el bus alcance el camino asfaltado, quedando a unos 100 km de Loma Plata.

El colectivo, con alrededor de 40 pasajeros a bordo, entre ellos niños y mujeres, quedó atascado en un campo descampado al costado del camino en la zona conocida como Adelina, sobre la futura ruta Bioceánica, cuyo tramo figura para ser asfaltada en el futuro.

Las personas tuvieron que dormir dentro del ómnibus a pesar de los molestosos mosquitos y en la mañana del martes fueron llevados en camionetas hasta el puesto policial Centinela, que distaba unos 17 km, para aguardar que se seque el camino y así continuar viaje hacia su destino.

Fuente: ABC